Translate

domingo, 30 de marzo de 2014

LAS TORTUGAS NINJA. ESPECIAL DEL 30 ANIVERSARIO. Primera Parte.


LAS TORTUGAS NINJA
Teenage Mutant Ninja Turtles

Steve Barron, 1990

Es cierto que se trata de una película que sirve más como vehículo de mercadotecnia que otra cosa. Cierto es también que el guión no es lo más profundo y que tiene un montón de errores de continuidad; y muy cierto que sí ha envejecido un poco… Pero para la mayoría de la gente que fuimos niños en esta época, esta peli fue lo máximo. Además, cualquier cinta donde haya artistas marciales capaces de realizar coreografías adentro de semejantes botargas merece respeto.
    Quince años atrás, la rata mascota de un inmigrante japonés y cuatro tortugas cayeron a una alcantarilla y entraron en contacto con un químico mutágeno que les dio forma humanoide, inteligencia súper desarrollada y la habilidad de hablar como surfistas de los sesenta. Splinter (voz de Kevin Clash), la rata —por alguna extraña razón—, aprendió de su amo, Hamato Yoshi, el arte del ninjitsu y con él entrena a las tortugas para luchar por la justicia.
    En la actualidad (de 1990), una ola delictiva azota a la Ciudad de Nueva York. Esta ola parece tener conexión con el misterioso clan ninja conocido como El Pie, así como con el pasado de Splinter. Ahora, las cuatro tortugas con la ayuda de sus amigos, la reportera April O’Neil (Judith Hoag) y el vigilante enmascarado Casey Jones (el genial Elias Koteas antes de que aprendiera a actuar), deberán detener al infame clan, mismo que ha estado reclutando a los niños y jóvenes de la ciudad para cometer sus fechorías.


    Las Ninja Tortugas Adolescentes Mutantes fueron creadas en 1983 por los artistas amateurs Kevin Eastman y Peter Laird. Eastman rentaba un cuarto en la casa de New Hampshire donde vivían Laird y su futura esposa y, siendo ambos artistas aficionados, fundaron los Mirage Studios... que eran una tomada de pelo, por eso se llamaban “Mirage” (“espejismo” en inglés); se trataba de dos restiradores en la sala de la casa y nada más.
    Cierta noche, mientras Laird veía la televisión, Eastman lo molestaba mostrándole un boceto de algo a lo que llamó “Ninja Turtle”: Una tortuga parada sobre sus patas traseras, con una máscara y chacos amarrados a las patas delanteras. Al cabo de un par de horas, los artistas ya habían desarrollado la idea básica de cuatro tortugas mutantes que peleaban usando técnicas del Ninjitsu.
    Para la primavera de 1984, Eastman y Laird ya habían escrito y dibujado lo que sería el primer número (y según pensaron ellos, el único, por eso la portada no tiene número) de Teenage Mutant Ninja Turtles. Con el dinero que habían recibido por su reembolso de impuestos y un préstamo del tío de Eastman, Quentin, los artistas publicaron el cómic de forma independiente con un tiraje de apenas 3000 ejemplares… ¡que se agotaron en un mes! Y el resto es historia.
    De hecho, incluso durante los primeros números del cómic se mantuvo un tono más bien satírico que trataba de ridiculizar a muchos otros cómics de la época. Por citar sólo un ejemplo, el temido clan ninja de El Pie es una parodia del clan de La Mano que entrenó a Elektra en los cómics de Marvel.


    Para 1990, gracias en gran medida a la serie de dibujos animados que se transmitía por televisión, los personajes estaban en la cúspide de la fama, así que era momento de dar el paso a la pantalla grande. Con un presupuesto estimado en 13 y medio millones de dólares (cifra que fue apenas la décima parte de las ganancias totales de la cinta, haciendo de ésta la película independiente más rentable de la historia), la co-producción de Golden Harvest Productions (la compañía fílmica hongkonesa que producía las películas de Jackie Chan en su tierra natal) y efectos especiales creados por el Jim Henson’s Workshop, la película se filmó en locaciones y estudio en Carolina del Norte.
    Algo que es muy interesante hacer notar es que los cómics de las Tortugas Ninja no eran para niños. Con su tono underground más cercano al del fanzine, su violencia sumamente gráfica y sus temáticas más oscuras, fueron un hit entre los adolescentes y adultos jóvenes de la época. Y es que, finalmente, las Tortugas eran quinceañeros y los escritores tuvieron una sensibilidad muy atinada para retratar sus problemas en el papel.
    Me parece que, además de la serie de dibujos animados producida por Fox Kids (2003-2010), y eso los primeros episodios, esta película es la única adaptación a la pantalla en la que se trató de conservar el espíritu y el tono oscuro y violento de los cómics originales de los quelonios. Aunque sí se incluyeron algunos elementos de la primera serie de dibujos animados, como el que Miguel Ángel hable como surfista, que April O’Neil sea reportera (en los cómics es la asistente del científico Baxter Stockman) o el cambio más notorio de todos: que las Tortugas usen cintas de colores para sus antifaces, pues en el cómic todas llevaban cintas rojas... bueno, eso lo sabemos por las portadas, porque los primeros cómics eran en blanco y negro.


    El mantenerse fieles a este tono y concepto les granjeó una buena cantidad de problemas a los productores. Por principio de cuentas, Jim Henson, creador de los Muppets y cuyo estudio fabricó las botargas para esta cinta, quedó muy a disgusto e incluso un tanto escandalizado por la cantidad de violencia mostrada en el corte final de la película (aunque eso, curiosamente, no le impidió cobrar o participar en la secuela).
    Por cierto que una jugada muy inteligente de los creadores de las botargas de las Tortugas fue la de asegurarse que la película se filmara con muy poca luz. La primera regla de los efectos especiales dice: “Nunca muestres más de lo que sabes que vas a poder mostrar”.
    En segundo término, ya que la película resultó más violenta de lo que la mayoría de los involucrados esperaba, la compañía juguetera Playmates Toys, quienes aún hoy día producen las figuras de acción basadas en los personajes, se negaron a sacar una línea de juguetes inspirada en la cinta… ¡Por favor! ¡Como si eso hubiera detenido a alguien antes! En 1979 Kenner produjo una figura de acción basada en Alien: El octavo pasajero (Scott, 1979) ¡y eso que la peli era clasificación R! … aunque sí hay que admitir que tuvo que ser retirada del mercado por la presión de las asociaciones de padres de familia.
    Finalmente, los censores pidieron que se retiraran varias escenas y que se modificaran otras tantas para no darle a esta película la clasificación PG-13. Como resultado, algunas secuencias fueron removidas completamente y la escena en la que Tatsu (Toshihiro Obata) golpea a uno de sus discípulos en un ataque de ira fue doblada para que se entendiera que el chico había sobrevivido, en vez de morir como sucedía en el corte original (de hecho, en la novelización de la película es claro que se muere). Asimismo, muchas de las escenas de April O’Neil, particularmente aquéllas en las que mostraba su interés romántico por Casey Jones, fueron eliminadas por completo, lo que tuvo como consecuencia que la actriz Judith Hoag rechazara participar en la secuela.


    Así pues, el resultado final es una película decente aunque dispareja. Hay algunas partes que son de un humor más bien ramplón y chistes claramente de slapstick, mientras que otras, como la narración del asesinato de Tang Shen y Yoshi[1] o la derrota de Rafael (voz de Josh Pais) a manos de los ninjas de El Pie, son mucho más oscuras y serias. Además, aunque creo que exageraron un poco al decir que era una película demasiado violenta, sí es agradable notar que en las ediciones en DVD y Blu-Ray se alcanza a apreciar que, después de las peleas, las tortugas tienen moretones y cortadas en la piel, justo como en los cómics.
    Las escenas de pelea están muy bien montadas. Quiero decir que la edición es muy buena, porque si uno se pone a verlas con detenimiento, se dará cuenta de que en realidad las coreografías son bastante simples y la mayoría de las pelas está resuelta con trucos de cámara. Además, casi todas estas escenas fueron filmadas en estudio (sí, gracias a la Alta Definición se puede notar que los edificios en el fondo de la azotea donde Rafael es vencido son un decorado).
    Las actuaciones son cumplidoras y nada más; pero vamos, la película no se trata de eso. Sobresale, eso sí, la interpretación de Elias Koteas. Digo, cabe señalar que él, Judith Hoag y Michael Turney (quien interpreta al problemático adolescente Danny) fueron casi los únicos actores de la cinta cuyas voces no fueron dobladas. Curiosamente, los dos actores que doblaron las voces de personajes japoneses son estadounidenses.
    Y hablando de los villanos, me parece que son bastante adecuados. Quizá Tatsu resulta un poco camp... bueno, toda la película, pues; pero Shredder sí se acerca bastante a lo propuesto en los cómics, en los que no era un villano atolondrado con mala suerte como en los primeros dibujos animados, sino un sanguinario jefe criminal con un retorcido código de honor. El vestuario de este personaje siempre me ha impresionado y a la fecha creo que es una de las mejores adaptaciones, visualmente hablando, de un personaje de cómics a la pantalla grande... Quizá el único problema es que el actor que lo interpretaba era demasiado bajito y, con ese casco, se veía como tachuela en los planos abiertos.


    La banda sonora de la película es completamente un producto de su época, tanto así que creo que dos años después no hubiese podido funcionar. Además de las piezas instrumentales compuestas para esta peli, el soundtrack incluyó temas originales de los artistas de moda, como This Is What We Do del rapero MC Hammer, Spin That Wheel de Hi-Tek 3 o, mi favorita, T.U.R.T.L.E. Power de Partners In Kryme. Un verdadero monumento a lo kitsch.
    Una película mediana, vivo testimonio de su época que, aun con sus limitantes, es más disfrutable que cualquiera de las secuelas o, incuso, de otras películas similares de la actualidad... Bueno, la verdad no sé si haya películas como ésta en la actualidad, creo que las pelis de botargas murieron con el siglo XX. Ha envejecido, sí, pero los temas que maneja, como los conflictos padre/hijo, la rivalidad fraternal o la delincuencia juvenil siguen vigentes.
    Por si hiciera falta, ahora que Nickelodeon compró los derechos de la franquicia, un reboot está en camino. No se sabe mucho sobre la cinta, excepto que las tortugas serán personajes creados completamente en CGI (que parecen los hijos perdidos de Hulk) y April O’Neil será interpretada por la incompetente pero atractiva Megan Fox (WTF?).

PARA LA TRIVIA: El personaje de April O’Neil se llama así porque el número 1 de los cómics de las Tortugas apareció en Abril de 1984.

  
<Anterior    Sumario 2014    Siguiente>      



[1] En los cómics la historia es así: Hamato Yoshi y Tang Shen están comprometidos; pero Oroku Nagi, miembro del Clan de El Pie desea a Shen. Cierta noche, Nagi va a la casa de Shen e intenta violarla, al resistirse, Nagi la golpea brutalmente. En eso llega Yoshi y, en un arrebato de furia, asesina brutalmente a Nagi. Con el crimen y la deshonra a cuestas, Yoshi huye a EE.UU. con Tang Shen donde piensa comenzar de nuevo. Sin embargo, es seguido por Oroku Saki, hermano menor de Nagi y quien busca venganza por su muerte. Años después de asesinar a Yoshi y Shen, Saki tomará la identidad del líder criminal conocido como The Shredder.

2 comentarios:

  1. excelente tu analisis de la pelicula y la historia de las TMNT, yo fui una fan de estos heroes de mi enfancia ahora que tengo 30 años todavia siento la misma emocion al saber que vuelven a reencarnar en la pantalla grande saludos hermano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, man. Pues sí, somos toda una generación. También yo espero ver la nueva cinta. Saludos.

      Eliminar