Translate

viernes, 21 de diciembre de 2012

EL SACRISTÁN DEL DIABLO

EL SACRISTÁN DEL DIABLO
También conocida como
EL APÓSTOL DE LUCIFER
Y en otras regiones como
EL ACÓLITO DEL DIABLO
Pero que en realidad se llama
Rawhead Rex
George Pavlou, 1986

Al ver esta cinta me pareció que se trataba de la película de los “apenas”. Es una peli de cuando Clive Barker apenas había escrito un par de cortometrajes, apenas la terminé de ver completa, la historia apenas si es interesante y, sobre todo, cuando el demonio Rawhead Rex aparece en pantalla apenas pude aguantar la risa. Bueno, no es verdad; liberé una sonora carcajada.
    En la campiña irlandesa, un granjero que hace trabajos de remodelación en una iglesia de la comunidad derriba un monolito pre-cristiano. Lo que el granjero no sabe es que dicho monolito en  realidad el sello que mantiene cerrada la prisión mágica en la que se había enterrado al demonio Rawhead Rex (qué curioso, siempre creí que los demonios tenían nombres en hebreo o latín, no en una combinación inglés-latín). Rwahead Rex despierta de su sueño para descuartizar a todo el que se le ponga enfrente y así reclamar el territorio que antaño fuera suyo.

    Recuerdo que mi primer contacto con esta cinta fue hace como veinte años en el Museo de Cera de la Ciudad de México. En el sótano, área dedicada a personajes emblemáticos del cine de horror y ciencia ficción, tenían la figura de Rawhead. Recuerdo muy bien que en cuanto la vi me pareció una de las cosas más feas que había visto; no porque diera miedo, sino porque en verdad era muy fea. 
    Como bien dicen por ahí, “también los enanos empezaron desde chicos”. Y lo digo porque antes de escribir y dirigir su obra maestra Hellraiser, puerta al Infierno (Hellraiser, 1987) basada a su vez en su propia novela The Hellbound Heart, el maestro del horror Clive Barker escribió el guión de esta... cosa. Quizá estoy siendo muy despectivo, pero en verdad, este guión está más aguado que la salsa agridulce de un café de chinos.

    Las actuaciones son apenas decentes durante la mayor parte de la película, a veces decaen, a veces mejoran, pero en general no son nada sobresaliente. Si a esto le sumamos el ya mencionado guión fallido, tenemos escenas de los más inverosímiles, aderezadas con diálogos hilarantes y cliché tras cliché, tras cliché, tras cliché que hacen que uno sienta que ya ah visto esta película varias veces aun si es la primera vez que se expone a ella. En suma, esta cinta parece una desafortunada mezcla entre El despertar del Diablo (Raimi, 1982) y Viernes 13 (Cunningham, 1980).
    Por supuesto, reservé lo mejor para el final: ¿Quién rayos diseñó a Rawhead Rex? ¿En qué universo un monstruo como ése y el concepto “película de horror” van juntos? En verdad esta criatura causa una oleada de carcajadas apenas al aparecer en pantalla… luego causa un poco de tristeza el pensar que alguien en serio creyó que era un buen monstruo. Finalmente, Rawhead Rex es un ser más adecuado para enfrentarse a Eulalio González “Piporro” en La nave de los monstruos (González, 1960) que para decapitar salvajemente campesinos irlandeses.

    Por lo general no suelo tomarme este tipo de películas demasiado en serio; pero una cosa es reírse con una película y otra, muy distinta, reírse de la película. He de admitir que sí me divertí viendo esta peli, pero al final me quedé con esa desagradable sensación de “me acaban de jugar una broma pesada” que tardó un rato en desaparecer del todo.
    En conclusión, se trata de una cinta bastante olvidable, sobre todo para quienes tienen endiosado a Clive Barker como un verdadero Maestro del Horror; podrían hacerse un favor y no verla jamás. De cualquier modo, es bastante difícil conseguirla en video y hace más de quince años que no he sabido que sea transmitida por televisión en México (por lo menos en televisión abierta).

Anterior    Sumario 2012   Siguiente >  
NUEVO BLOG  

5 comentarios:

  1. Tienes toda la razon, pero tengo que admitir que cuando era niño, me impacto muchísimo, apenas recuerdo de lo que se trataba pero eso monstruo si me asusto muchísimo...

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, supongo que estando más chico sí impacta.

    ResponderEliminar
  3. Es un demonio celta,por que habría de tener nombre en latín?

    ResponderEliminar