Translate

lunes, 4 de julio de 2016

EL DÍA DE LA INDEPENDENCIA. La primera.


DÍA DE LA INDEPENDENCIA
Independence Day
aunque, para fines de merchandising, en su época fue muy popular la nomenclatura ID4.

Roland Emmerich, 1996
Existen dos versiones de esta película. La edición original, que se estrenó en cine y que es la que pasan por televisión, con 145 minutos de duración y la Edición Extendida, que hasta donde sé fue una edición limitada de la colección Ultimate de Fox para DVD, con 154 minutos. La diferencia son nueve minutos de escenas reinsertadas en las que se profundiza en las relaciones entre los personajes y se hace una muy leve crítica a la política, a la iglesia y a la milicia... que a final de cuentas resultó demasiado filosa para el tono patriotero y romántico de todo el show.
    De entre las escenas reinsertadas que destacan una en la que un fanático religioso enloquecido se niega a ser rescatado de las ruinas de Los Ángeles, un par de escenas que hablan sobre la pérdida de la virginidad, la escena en la que nos cuentan que Russell Casse no es el padre de Miguel (James Duval) y, quizá mi favorita, la escena en la que Russell llega al Área 51 pidiendo un médico porque su hijo Troy (Giuseppe Andrews) está medio muriéndose y nadie lo pela, todos los médicos están más preocupados porque no se muera el extraterrestre que lleva Steven Hiller.


Del equipo supernerdo de realizadores que nos trajera joyas del cine friki como Soldado universal (Emmerich, 1992) y Stargate: La puerta del tiempo (Emmerich, 1994) llega un melodrama de patriotismo tan cursi que haría sonrojar al Capitán América original. Bajo el pretexto de una película de acción con elementos de Ciencia Ficción, el director Roland Emmerich y el productor Dean Devlin entregan un vehículo propagandístico de 60 millones de dólares ‒no se rían, en aquel entonces era un presupuesto gigantesco para una película‒ que fue uno de los blockbusters que arrasaron la taquilla en el verano de 1996.
    En la película se narra la historia de una raza alienígena que llega para invadir la Tierra. Naves colosales e indestructibles de quince millas de diámetro sitian y sistemáticamente destruyen las principales ciudades del mundo. La avanzada tecnología de los invasores los vuelve invencibles y la raza humana parece condenada a la extinción cuando David Levinson (mi querido Jeff Goldblum en su eterno papel de nerdo), un supernerd que estudió alguna carrera indeterminada de ciencias en el MIT y que terminó trabajando para una empresa de TV satelital, descifra el código utilizado por los extraterrestres para comunicarse. Con la ayuda del presidente de los EE.UU., Thomas J. Whitmore (Bill Pullman), un expiloto de la Guerra del Golfo que casi en nada se parece a Bill Clinton, y el capitán Steven Hiller (Will Smith cuando aún creíamos que era simpático), un carismático piloto de la Fuerza Aérea, Levinson organizará un contraataque crítico: aquél que determinará el futuro de nuestra especie. 


     Recuerdo que cuando salió esta película, que era yo apenas un escolapio, la fui a ver al cine... porque desde que estoy en la primaria me paso los veranos metidos en el cine, y me pareció genial. Con el tiempo ha ido perdiendo el lustre, es cierto, pero no por ello ha dejado de gustarme. Cada nuevo visionado le encuentro más cosas, ya sean escenas brillantes, huecos argumentales o referencias nerdas. Sobre todo, disfruté ver la Edición Extendida, porque le dio una dimensión nueva a una película que creía conocer bien. Incluso le dio más profundidad a lo que durante mucho tiempo fue sólo un blockbuster veraniego… digo, no mucha más, pero ya no se ve tan plana.
    Lo que de plano nunca pude hacer fue verla completa en la TV porque por alguna extraña razón, será por la conversión del Frame Rate entre ambos formatos, no lo sé, los efectos visuales se ven especialmente chafas.


    Algo que es muy particular de esta cinta es su tono y su ritmo. No es bien a bien una película de Ciencia Ficción, pero tampoco es en realidad una de acción. Tiene escenas de acción, cómo no, las batallas aéreas son particularmente disfrutables; pero no está metida de lleno en el género. Creo que esta película, por lo menos durante todo el primer acto, tiene un tono de thriller político. Piénsenlo, se parece más a Cuestión de honor (Reiner, 1992) o El informe Pelícano (Pakula, 1993) que a Duro de matar (McTiernan, 1988) o Máxima velocidad (de Bont, 1994). Y, por supuesto, de repente está salpicada de cómicos chascarrillos para aliviar la tensión.
    De hecho, gran parte de la narrativa recae en el suspenso de quiénes son los invasores y cómo se ven. El primer vistazo que le damos a uno de los alienígenas ocurre hasta que la película lleva casi una hora con diez minutos. Y ya lo que se dice los extraterrestres como tales, “al desnudo”, aparecen casi en la hora y veinte. Por cierto, las criaturas se ven bastante bien, todas ellas logradas con puppets y efectos físicos... digo, se ven mucho mejor que la escena en la que Hiller se eyecta de su avión de combate, cae en paracaídas y a leguas se nota que es un muñeco.


    Por cierto, la escena de la autopsia al extraterrestre es una especie de guiño a la autopsia extraterrestre que transmitió por TV la cadena FOX y que sirvió como cortina de humo para tapar un par de grandes metidas de pata del régimen Clinton. Hace algunos años, una compañía de efectos especiales del Reino Unido reclamó la autoría del video, confirmando que se trataba de un fraude. ¡Pero la autopsia extraterrestre de Día de la Independencia, y el subsecuente control mental del Dr. Okun (Brent Spiner, a quien quizá recuerden mejor como el androide Data en la serie de TV Star Trek: La nueva generación [1987]) son algunas de las mejores escenas de la película ‒aunque si ponen atención se pueden ver los cables de los que colgaba el muñeco en la toma en la que le disparan‒ y la parodian en Los Muppets en el espacio (Hill, 1999) con resultados hilarantes!
     Lo que sí está muy en el mood de las películas de acción son los personajes. Completamente planos, unidimensionales y actuados de forma apenas decente... aunque, claro, uno ve esta película para ver cómo vuelan en pedazos la Casa Blanca y el edificio Empire State en tomas que no pueden ser descritas más que como majestuosas, no para presenciar un duelo de actuaciones. Y está bien, la película funciona muy bien con la cara de palo de Pullman, el eterno Ian Malcolm de Goldblum y el tono chistocito de Smith. Supongo que tiene que ver con que los personajes principales en realidad están representando a diferentes clases sociales de EE.UU. por lo que se convierten en una especie de alegoría. No es sarcasmo, de verdad funciona.


    Como también funcionan los clichés del melodrama de acción que casi son incluidos en la cinta con receta. Choques de autos, destrucción sin sentido, los dos superhéroes gringos que salvan al mundo ellos solitos y que, por supuesto, son miembros de minorías étnicas ‒un negro y un judío… que además es ecologista‒, el que los personajes que se mueren uno ni los extraña porque finalmente para eso estaban ahí ‒¿quién lloró con la muerte de la primera dama Marylin Withmore (Mary McDonnell)... yo ni me acordaba que ahí estaba hasta que se murió, como Selena‒, y el borrachín/idiota del pueblo que se redime al final ‒en este caso, Russell Casse (Randy Quaid), pero bien podría haber sido Muff Potter‒, o el beso del reencuentro entre Hiller y su novia Jasmine (Vivica A. Fox) ‒que ganó el MTV Movie Award a mejor beso en ese año‒, y mi favorita de todos los tiempos: Miles de millones de personas mueren calcinadas de manera horrible... ¡pero todo está bien porque el perro se salva!
    Algo que también es muy particular de esta cinta es que está llena de sinsentidos y huecos argumentales como ése. Por ejemplo, se supone que los extraterrestres no tienen cuerdas vocales, sino que se comunican mediante telepatía; pero en varias escenas de la película, gritan ¿Cómo es posible? Y si tienen poderes telepáticos, ¿para qué quieren manubrios y pantallitas touch en las consolas de sus naves? Pero sobre todo... si Levinson y Hiller destruyeron la nave nodriza que orbitaba la Tierra con un arma nuclear y los fragmentos de esa nave cayeron a la Tierra, ¿no serían meteoritos llenos de radiación que causarían tanta o más destrucción que el mismo ataque alienígena?


    Es más que evidente que la principal fuente de inspiración para esta película es la novela de H.G Wells La guerra de los mundos (1898). En el texto del polímata británico, los marcianos habían evolucionado al punto de que ya no necesitaban el habla para comunicarse, sino que lo hacían por medio de la telepatía. Del mismo modo, los invasores han llegado a un punto de su proceso evolutivo en el que prácticamente son sólo cerebros y pueden cambiar de cuerpo a voluntad de acuerdo con sus necesidades. En la cinta, los alienígenas usan trajes biomecánicos ‒nada que ver con Vsévolod Meyerhold‒ para... pues para... oigan, sí ¿para qué lo usaban si de todos modos podían respirar en nuestra atmósfera y no estaba blindado? Como sea, la idea viene desde Wells.
    Asimismo, en la novela de Wells SPOILER la humanidad no logra derrotar a los marcianos; sino que éstos sucumben ante los gérmenes y virus terrestres, contra los cuales no tenían defensas. En esta versión “actualizada”, Levinson logra cargar un virus informático diseñado por él en la nave nodriza que... ¿Es neta? ¿De verdad un virus informático terrestre podría infectar una computadora extraterrestre? ¡Si ni siquiera infectan las Mac ‒en aquel entonces, Apple MacIntosh‒! TERMINA SPOILER


    Y en realidad, ahora que lo pienso, el asunto de la Ciencia Ficción queda bastante relegado. En realidad, no creo que haya Ciencia Ficción en esta película... quizá la tecnología extraterrestre. Aunque, en la película vencen a las naves invasores destruyendo su arma principal, lo que gatilla una reacción en cadena que destruye la nave, ¿no? ¿O sea que su reactor o motor principal o lo que sea está conectado al arma principal? ¿Usan la misma energía para viajar que para atacar? ¿Es decir que, con toda su evolución y su tecnología son tan estúpidos como nosotros, que fabricamos automóviles en los que el motor y el aire acondicionado utilizan el mismo tanque de combustible?
    Me gusta ese característico color cian de la tecnología extraterrestre. Según leí alguna vez en una revista, cuando los cañones de las naves se rodean de esos puntitos azules es porque están recogiendo hidrógeno de la atmósfera y convirtiéndolo en deuterio para así crear un haz de plasma ionizado de alto poder destructivo. Como mis conocimientos de física nuclear están más o menos al mismo nivel que los de Homero Simpson, siempre he creído en esta explicación; pero si alguien más enterado que yo desea corregirme, por favor siéntase en libertad de hacerlo.


     Así pues, aun cuando los efectos han envejecido un tanto, el mensaje de la película se mantiene intacto. Un mensaje de hermandad y unión entre todas las razas del mundo ‒en la Edición Extendida hay una toma de pilotos israelíes y palestinos abordando sus jets de combate casi hombro con hombro‒ bajo el liderazgo del pueblo estadounidense. Lo dice el presidente Thomas Whitmore ‒por cierto, no es coincidencia que esta película se estrenara justo a tiempo para la campaña de reelección de Bill Clinton‒ en su discurso, que es el epítome de lo cursi: “… El 4 de julio ya no será conocido como un día feriado estadounidense, sino como el día en que el mundo declaró a una sola voz: ¡No nos iremos calladamente en la noche! ¡No nos desvaneceremos sin pelear! […] ¡Hoy celebramos nuestro Día de la Independencia!”
    Y la verdad, la peli es consciente de esto y se autoparodia en algunas escenas, como en la que los iraquíes reciben el mensaje por telégrafo ‒pues es el único medio de comunicación que sobrevivió a la parodia extraterrestre, y por esa razón siempre me opuse al Apagón Analógico‒ de que los estadounidenses han descubierto como vencer a las naves invasoras y O.C. británico farfulla: “¡Vaya, ya era hora!”


    Le tengo un cariño especial a esta película. Me gusta mucho. Pero por eso mismo debo ser el primero en admitir que no es particularmente buena. Es entretenida y fue un parteaguas en el uso de efectos digitales, pero es mucho más forma que fondo. Lo que sí es encantador es el montón de referencias que hace a otras cintas de Ciencia Ficción y Fantasía, de las cuales recojo mis favoritas en esta lista, porque ya saben que me encanta hacer listas:

1.-Cuando los científicos del SETI reciben la transmisión extraterrestre, en el fondo se escucha la canción It’s the End of the World (As we Know It) de R.E.M.
2.-En medio del caos de la oficina en la que trabaja Dave se puede ver a un tipo hablando por teléfono y diciendo: “Sí, a mí también me gustan los Expedientes X”.
3.-En el remolque de los Casse se puede ver que están transmitiendo por TV la película El día en que paralizaron la Tierra (Wise, 1951).
4.-Con esta no me hagan mucho caso, quizá sólo sea mi imaginación, pero ¿notaron que el dueño del club donde trabaja Jasmine es un tipo con pinta de italiano, bajito, panzón y con un mostacho que se llama Mario? ¿Podría ser una referencia a Super Mario?
5.-Cuando todos los intentos del Gobierno por comunicarse con los alienígenas fracasan, se les ocurre intentar la comunicación a través de luces… como en Encuentros cercanos del tercer tipo (Spielberg, 1977).  
6.-El compañero de trabajo de Dave, Marty (Harvey Fierstein), se encuentra atrapado en el tráfico tratando de huir de Nueva York. Desde la cabina de su automóvil hace una llamada telefónica para pedir que lo comuniquen con su psiquiatra, el Dr. Katz. Dr. Katz: Professional Therapist fue una serie de dibujos animados para adultos producida por el comediante Jonathan Katz y el productor Tom Snyder, y que se transmitió por Comedy Central de 1995 a 2002.
7.-Justo antes de que una nave extraterrestre se posicione sobre la Casa Blanca, hay una toma del edificio en exactamente el mismo ángulo desde el cual vemos que es destruido en Los visitantes del espacio (Sears, 1956).
8.-Durante el primer encuentro de la Fuerza Aérea contra las naves caza alienígenas, un piloto asiático choca contra una de ellas saliendo proyectado hacia la pantalla, justo como uno de los pilotos ‒asiático también‒ de las naves A-Wing de El regreso del Jedi (Marquand, 1983).
9.-En la escena en la que se muestra la devastación causada por el ataque extraterrestre aparece la Estatua de la Libertad derrumbada como en El planeta de los simios (Schaffner, 1968) o Escape de Nueva York (Carpenter, 1981).
10.-En la escena en la que Jasmine atiende a la Primera Dama herida, su hijo, Dylan (Ross Bagley), juega entre los escombros con un muñeco de Mecha King Ghidorah, enemigo acérrimo de Godzilla.
11.-En la Edición Extendida, cuando Levinson enciende su laptop a bordo del caza extraterrestre, ésta lo recibe con una imagen en la pantalla de HAL 9000 y la frase “Good morning, Dave”, clara referencia a 2001: Una odisea del espacio (Kubrick, 1968).
12.-En el último ataque de la Fuerza Aérea a las naves alienígenas uno de los pilotos utiliza la clave “Eco 9 a Eco7” para comunicarse con la base, que es la misma clave que utiliza uno de los pilotos de snowspeeders para comunicarse con la Base Eco en El Imperio contraataca (Kershner, 1980).



Guión
1
Dirección
1
Actuación
1
Fotografía
1
Música
1
TOTAL
5



      

1 comentario:

  1. Sólo hay una palabra para describir esta película: ingeniosa A mi siempre me pareció muy bueno el planteamiento ¿Qué pasaría si los extraterrestres si llegaran a la tierra? Fue un parte aguas respecto a los efectos especiales pues las batallas aéreas son espectaculares aún para la época en que el CGI no había avanzado tanto. Emmercich tiene fama de hacer las jaladas mas entretenidas en la historia del cine gringo (considerando que es alemán) y el hecho de que los aliens no traigan un buen antivirus en la super computadora mas avanzada del universo lo hace absurdo y a la vez ingenioso y entretenido, como un chiste bien contado. Yo siempre tomé esta película como una especie de burla sarcástica a todas esas películas panfleteras y manipuladoras donde los gringos llegan y solucionan cualquier crisis por muy difícil que esta sea pero creo que los gringos no entendieron el sarcasmo, o quien sabe porque la escena en donde se destruye la casa blanca (segun el documental que trae el blu ray) la gente grito enardecida y emocionada por ver como alguien destruye lo que ellos consideran un símbolo de su corrupción (es como si aquí los aliens destruyeran los pinos con todo y presidente, todos gritaríamos emocionados) Y sobre todo la escena del discurso es tan cursi y manipuladora como populista (ahora que esta tan de moda el término) Me gustaba el personaje del secretario de defensa: cobarde, corrupto y prepotente que al final es castigado por las fuerzas de la justicia La verdad es que dentro de todo pretendió ser una critica al american way of life usando sus propios métodos y acabo siendo famosisima y hasta de culto Y por cierto, ¿No te da la impresión que la batalla del final queda como que muy bien resuelta con el sacrificio del borrachito? ¿Porque no se sacrificó el presidente? Y la verdad esa batalla s eve hasta mejor que las batallas en el espacio de las infames precuelas de Star Wars

    ResponderEliminar