Translate

domingo, 17 de noviembre de 2013

CARNOSAURIO. "Si no es Jurassic Park ¡está extinto!"



CARNOSAURIO

Carnosaur


Adam Simon y Darren Moloney, 1993 

El legendario productor de películas de bajo presupuesto Roger Corman ha sabido aprovechar las oportunidades que el mundo del cine le ha brindado. Casi desde los inicios de su carrera cuando una película de horror o ciencia ficción tenía éxito, Corman se colgaba de su fama y producía una versión barata que se tratara más o menos de lo mismo. Así pues, cuando se estrenó La mosca (Neumann, 1958), Corman produjo y dirigió La mujer avispa (Corman y Hill, 1959); cuando Universal Studios estrenó El monstruo de la laguna negra (1954), Corman produjo El pantano diabólico (1959); cuando Tiburón (Spielberg, 1975) se convirtió en un fenómeno de taquilla, Corman produjo Piraña (Dante, 1978) y cuando Alien: el octavo pasajero hizo su aparición, Corman, quien de hecho iba a producirla originalmente, estrenó todauna pléyade de películas que la imitaban, entre las que recuerdo con afecto La galaxia del terror (Clark, 1981) y El mutante (Holzman, 1982).
    De tal suerte, cuando Parque Jurásico (Spielberg, 1993) estremeció los cines de todo el mundo en 1993, el afamado director contraatacó con una película que casi de inmediato se convertiría en un clásico de culto: Carnosaurio.

    Un pequeño pueblo dedicado a la minería y la producción avícola, perdido en el desierto de Nevada, se ve atacado por varios dinosaurios mutantes. Estos dinosaurios fueron creados por la Dra. Jane Tiptree (Diane Ladd) a través de un virus que altera el código genético de los pollos (no, de veras), convirtiendo a sus crías en dinosaurios. Así pues, el virus muta y comienza a infectar a las mujeres del pueblo y el tiranosaurio adulto que estaba encerrado en el laboratorio de la compañía Eunice logra escapar; todo como parte del plan maestro de la Dra. Ladd para devolverle el dominio del planeta a los dinosaurios, y sólo el alcohólico y rebelde “Doc” Smth (Rapahel Sbarge) y la activista Ann “Thrush” (Jennifer Runyon) podrán salvar a la Tierra.
    Antes que nada, sí, esta película sí es tan mala como suena; pero es muy divertida. Todos los elementos característicos de las películas de Corman están presentes en ésta: Monstruos que se ven más falsos que Kim Kardashian, escenas en exceso sangrientas que imitan a escenas de películas de éxito, malas actuaciones y un guión infantiloide... Lo único que faltó, por lo menos a gusto de un servidor, fueron desnudos injustificados.

    Recuerdo que la primera vez que supe de la existencia de esta película fue en un Blockbuster al que solía ir cuando era niño (tengo que escribir sobre eso alguna vez, era genial)… aunque nunca la renté. Sólo había podido ver pedazos de ella a lo largo de casi veinte años hasta que hace unos días, por fin, tuve el “privilegio” de verla completa. Y me encantó.
    Sin duda, ésta es una de esas películas tan malas que son buenas; quiero decir, es mala y tonta, pero no hasta llegar al punto de lo intolerable, sino sólo lo suficiente para sacarle a uno varias buenas carcajadas.
    Sobre todo, y por favor pongan atención a esto, sigo impresionado con los dinosaurios que aparecen en pantalla. Caray, creo que el Monstruo Comegalletas da más miedo que eso. Sin embargo, esta cinta pertenece a esa época más honesta de los efectos especiales en la que las imágenes generadas por computadora aún no habían tomado el control.

    Así pues, los dinosaurios de Carnosaurio son puppets hechos a la antigua: con hulespuma y látex, y que difícilmente pueden mantenerse de pie. El imponente tiranosaurio de tamaño real, asimismo, fue construido a mano con espuma de poliuretano… ¡Y se ve! (¡Trágate eso, Tyrannosaurus Azteca [Trenchard-Smith, 2007]!).
    En muchas escenas se utilizó la técnica de la “perspectiva forzada” (the oldest trick in the book” dirían los gringos) que consiste en colocar un objeto más cercano a la cámara que otro para que parezca de mayor tamaño.
    Precisamente una de mis escenas favoritas de esta película es el enfrentamiento final con este terópodo de goma. ¿Recuerdan la escena climática de Aliens:El regreso (Cameron, 1986) en la que Ripley (Sigourney Weaver) se enfrenta a catorrazos contra el Alien Reina a bordo de un montacargas? Bueno, pues en esta peli hay una escena de batalla entre un tiranosaurio de tamaño real y “Doc” Smith montado en un bulldozer ¡De antología!



    Incluso la historia sobre la génesis de esta película es bastante singular. Según lo relata el propio director Adam Simon en el libro de Emma Westwood[1], todo empezó con la novela publicada por John Brosnan, crítico de cine y experto fobocinéfilo, bajo el pseudónimo de Harry Adam Knight. La novela en sí era terrible, pero Roger Corman, quien sabía que Parque Jurásico estaba en producción pues es un gran amigo de Michael Circhton, compró los derechos para convertirla en película. Corman le dijo a Simon que ni se molestara en leer el libro, que era muy malo, pero que le encantaba el título y quería que su peli, al igual que la de Spielberg de cuya fama pensaba aprovecharse, estuviera basada en una novela. Al final, la película apenas si retoma la idea del libro.
    Pero sin duda, la mejor parte es cuando el virus aviar que convierte a los pollos en dinosaurios muta en una cepa diferente que ataca a los humanos y cuando dicha cepa, a su vez ataca a mujeres embarazadas, reconfigurando su código genético para… Bueno, mejor no cuento lo que sigue. Sólo imaginen qué pasaría si mezclan Parque Jurásico con Alien: el octavo pasajero.
    Por favor, si van a ver esta cinta no esperen nada sobresaliente; es del tipo de películas que uno veía antes en los autobuses, y dentro de su clase es genial. No es buena, ni creo que esté padre; pero su pobre manufactura y aparente ausencia completa de lógica la hacen muy disfrutable… si uno no pretende tomarla en serio, claro está. 

PARA LA TRIVIA: Diane Ladd, la actriz que interpretó a la Dra. Jane Tiptree en Carnosaurio, es en la vida real la mamá de Laura Dern, actriz que interpretó a la Dra. Ellie Sattler en Parque Jurásico.


<Anterior    Sumario 2013    Siguiente>


[1] WESTWOOD, Emma, The Pocket Essential Monster Movies, EUA, Pocket Essentials, 2008.

5 comentarios: