Translate

lunes, 15 de julio de 2013

GUERRA MUNDIAL Z. Con "Z" de "zoquete".




GUERRA MUNDIAL Z

World War Z


Marc Forster, 2013

Esta película en realidad merece más reconocimiento por la encarnecida batalla que por los derechos de la novela de Max Brooks libraron las compañías productoras de Brad Pitt (Plan B Entertainment) y Leo DiCaprio (Appian Way) que por la calidad del producto final. Luego de una verdadera batalla corporativa, la compañía de Pitt se hizo con la licencia de esta cinta, y produjo un guión muy levemente inspirado en el libro que le da título y que, dicho sea de paso, trata de colgarse del boom que los zombies han tenido en el mainstream gracias a la serie de TV The Walking Dead (basada, por cierto, en una serie de cómics).
    Gerry Lane (Brad Pitt) es un exempleado de la ONU que es reintegrado a la organización para que ayude a buscar una cura para la pandemia zombie que se ha desatado a nivel mundial. Así pues, Lane viaja a diferentes lugares del mundo tratando de encontrar el origen de la enfermedad y la clave para destruirla.
    Ahí les va un spoiler: Al final Brad Pitt se salva y salva al mundo… jajaja. Quiero decir, todos sabemos que así termina la peli, ¿no? En general es predecible, pero no tanto… o quizá es que a uno termina no importándole. Me refiero a que los personajes están apenas esbozados, nunca terminan de delinearse y son más simples que la fórmula química del agua. 
    A ese respecto, sobre todo el personaje de Lane queda a deber. Básicamente los guionistas se ahorraron escribirle un personaje a Brad Pitt porque todo el tiempo en pantalla es Brad Pitt. Ni siquiera es un personaje simple de melodrama que busca la simpatía del público, aquí tanto guionistas como director asumieron que el público se preocuparía por lo que le pasara a este personaje ¡sólo porque es Brad Pitt!
    En general las actuaciones son cumplidoras. No son malas, pero tampoco hay nada espectacular. Lo que sí, es que para poder lucir la no-actuación de Pitt durante más de 90 minutos en pantalla, tuvieron que rodearlo del elenco más gris que pudieron encontrar; no hay caras conocidas en el reparto y los actores interpretan adecuadamente a un montón de personajes increíblemente poco interesantes. Al no estar bien planteados, los personajes terminan valiendo sorbete y dejan de importarle a uno.
    En los ochenta, cuando se dio el apogeo de las cintas slasher, muchos críticos las llamaron en tono despectivo “Running meat flicks” (pelis de carne corriendo); refiriéndose a que más que personajes, las víctimas de los psicópatas de dichas cintas sólo eran carne corriendo y gritando en espera de ser descuartizada por una motosierra, machete, cuchillo de carnicero, guante con garras o similar. En esta película se da el mismo fenómeno, sólo que en vez de haber un asesino serial enmascarado, los infortunados humanos son perseguidos por hordas de zombies.
    La narrativa es bastante atropellada y llega a ser ineficiente. En más de una ocasión, uno se encuentra preguntando ¿Qué acaba de pasar? ¿Por qué fueron a “X” lugar? ¿Por qué le cortó la mano? Pues la película pasa muchos detalles por alto, supongo que el mismo guión compensa estas faltas siendo tan predecible como es. Además, ante la ausencia de verdadera acción en un guión que es más bien pobre, los realizadores trataron de volver muchas tomas dinámicas a la fuerza utilizando cámara en mano. Por cierto que la cámara en mano en 3D es algo desagradable.
    Ahora bien, esta deficiencia del guión no se debe sólo a la superficialidad y falta de pericia narrativa del mismo, sino que tiene que ver directamente con la producción de la peli. Cuando uno ve que una película de zombies obtuvo la clasificación PG-13 (para mayores de 13 años), inmediatamente debería sospechar que algo anda mal. Y ése es precisamente el meollo del asunto: Guerra Mundial Z es una película de zombies hecha pensando en el público que no ve películas de zombies.
    ¿Dónde están los desmembramientos, los destripamientos, las decapitaciones y los mordiscos que arrancan trozos de carne? Simplemente no están. Para que esta cinta atrajera a la mayor cantidad de público posible, la violencia normal en una peli de muertos vivientes fue drásticamente disminuida. De hecho, no puedo recordar una sola escena sangrienta en toda la película. ¿Recuerdan las mordidas de zombie que arrancaban músculos en medio de chorros de sangre en películas como El amanecer de los muertos (Romero, 1978), La cabaña sangrienta (Roth, 2002) o incluso Exterminio (Boyle, 2002)? Bueno, pues aquí no hay nada de eso. Es más, el cuidado por no mostrar demasiada sangre o violencia en pantalla llega a un punto tan absurdo que, por lo menos a mí me pasó, cuando un zombie mordía a algún humano yo me quedaba así de: ¡No mames! ¿A qué hora lo mordió?
    Así pues, esta película es entretenida a ratos; pero en general me pareció bastante mala. No sólo no aporta nada al género de zombies, sino que más bien pierde elementos. Esta cinta es la versión digerida y complaciente para el público tragapalomitas del cine de zombies, pero apenas si logra mantenerlo a uno entretenido durante las casi dos horas que dura. Además, según me han comentado amistades que sí leyeron la novela (yo no he tenido chance), esta peli coincide con la fuente literaria casi únicamente en el título.
     

PARA LA TRIVIA: En el guión original, la película terminaba con el avión aterrizando exitosamente en Rusia en vez de estrellarse. Ahí, Lane descubre que los zombies son poco resistentes al frío y se dedica a exterminarlos para después reunir un ejército de humanos sobrevivientes que invadirían Estados Unidos para recuperarlo de las manos de los no-muertos. Aun cuando la producción ya había iniciado, se decidió cambiar este final por considerarlo demasiado brutal y poco esperanzador.


6 comentarios:

  1. Muy buena crítica.
    Coincido, la película es bastante mala, aunque sí resulta entretenida.
    De hecho, lo que más recuerdo es lo desagradable de la cámara en mano, en tercera dimensión

    ResponderEliminar
  2. Leí la novela y me gustó pero tan sólo con ver el trailer y, ahora, leyendo ésto, sé que no debo verla. Prefiero las verdaderas películas de zombies con tripas y sangre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pos sí. Ésta la hicieron con todo un plan mercadotécnico detrás, que incluía bajarle a la violencia para que fuera accesible para más gente.

      Eliminar
  3. Muy buena critica a una muy mala cinta ni modo tenemos que ver mejores películas

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo con las 28 peliculas. La de Casa Blanca se entiende mejor cuando se conoce la historia del éxodo de los judíos a mexico.

    ResponderEliminar