Translate

lunes, 11 de noviembre de 2013

LA CHICA DEL DRAGÓN TATUADO. "Los hombres que no amaban a las mujeres" llega a América.



LA CHICA DEL DRAGÓN TATUADO

The Girl with the Dragon Tattoo


David Fincher, 2011 

¿Por qué los estadounidenses gastan cantidades obscenas de recursos en rehacer una película extranjera, sólo para filmarla en su locación original, con actores nativos (e incluso a veces con miembros del reparto original)? La respuesta los asombrará, particularmente porque es algo tan cotidiano para nosotros que ya ni siquiera lo notamos. No es por falta de ideas, eso se los aseguro; y, aunque es un factor influyente, tampoco tiene que ver con la desaparición del mercado del video en EE.UU. En general, este tipo de películas, que son fieles calcas de las originales, (como La maldición [Shimizu, 2004] o Cuarentena [Dowdle, 2008]) se producen porque el público estadounidense no está acostumbrado a leer subtítulos y se niega rotundamente a acostumbrarse.
    Algunos casos de remakes estadounidenses de películas extranjeras son lamentables… Bueno, casi todos, como La jaula de los pájaros (Nichols, 1996) o Déjame entrar (Reeves, 2010). Sin embargo, en muy raros casos la versión estadounidense está a la altura de la versión original e incluso, en casos aún más extraordinarios, la supera.
    En el caso específico de esta película, debo decir que me gustó mucho más la versión estadounidense. Esto por muchas razones que expondré a lo largo de este comentario, pero todas ellas podrían resumirse en una: es mejor película, por lo menos en el sentido de que es más eficiente.

    El periodista Mikael Blomkvist (Daniel Craig, quien me convence más como Blomkvist que como James Bond) es contratado por el multimillonario Henrik Vanger (Christopher Plummer) para que investigue la desaparición de su sobrina Harriet (Moa Garpendal) casi cuarenta años atrás. Para ayudarlo en su investigación, Blomkvist contará con la ayuda de la hacker punk Lisbeth Salander (Rooney Mara, protagonista del remake de Pesadilla en lacalle Elm [Bayer, 2010]), una chica llena de recursos y misterios con un pasado tormentoso. Durante su investigación, Blomkvist y Salander no sólo descubrirán un oscuro secreto en la familia Vanger sino toda una red de corrupción en las finanzas suecas.
    Antes de seguir adelante, quiero dejar en claro uno de los principios que rigen mi criterio como Cinéfilo Incurable: La calidad de una película que es adaptación de una obra literaria no depende de la fidelidad de la obra cinematográfica con respecto al texto original… de otro modo, películas como El resplandor (Kubrick, 1980) o Frankenstein (Whale, 1931) tendrían que ser consideradas malas.

    Aclarado lo anterior, prosigo.
    A pesar de que sí se trata de una adaptación bastante fiel a la novela escrita por Stieg Larsson, esta versión americana (que no americanizada pues está ambientada en Suecia y se supone que los personajes de Craig y Mara son suecos) cuenta con un elemento extra que es la clave de su éxito: la dirección de David Fincher.
    El director de películas como Alien 3 (1992) o Seven: Los siete pecados capitales (1995) demuestra su pericia narrativa en una obra que supera a su contraparte sueca en cuanto al uso que hace del lenguaje cinematográfico. Mientras la película europea es más que nada una ilustración del texto original, la versión de Fincher es una película que desde un inicio está pensada como tal y que, por lo tanto, saca mucho mejor partido de los recursos a su disposición. La peli se toma algunas libertades para con el texto, sí (muy pocas en realidad), pero lo hace en aras de contar la historia de una forma más eficiente.
    En cuanto a las actuaciones puedo decir que son bastante buenas, a reservas de que el casting sigue pareciéndome no tan afortunado (ya saben, esa estupidez de: “cuando leí el libro me los imaginaba diferentes”); excepto que, he de decirlo, me gusta más Rooney Mara como la Salander que Noomi Rapace.


     Quizá tenga que ver con el hecho de que físicamente me parece más atractiva; pero sea como fuere, creo que, aunque precisamente por su físico se parece menos a la descripción que del personaje escribió Larsson, se ve más como Lisbeth salander… quizá porque no es tan musculosa como Rapace. También he de decir que esta Lisbeth Salander es un poco más “fresa” que la original, pues decidieron quitarle parte del aspecto violento y salvaje que sí estaba en la versión sueca.
    Otro punto que es muy interesante es que, a diferencia de la versión escandinava original, esta cinta sí incluyó el final original de la novela, que está mucho más enfocado a la relación extraña desarrollada entre Blomkvist y Salander. De hecho, tal cual la versión estadounidense escoge los pasajes de la novela dejados fuera por la original sueca para armar un final mucho más apegado al original.
    En general se trata de una muy buena película, un thriller de calidad de la mano de uno de los maestros del género que, en la opinión de este crítico, supera a su versión original. Sólo hay un detalle, un pequeño detalle que me hizo mucho ruido con esta cinta: el sentimiento de inverosimilitud derivado de que la cinta esté ambientada en el crudelísimo frío de Suecia, todo haga referencia a dicho país, pero los personajes hablen en inglés.

PARA LA TRIVIA: En la escena en la que Blomkvist está tomando un café e intercambia un par de palabras con la mesera, el papel de ella fue interpretado por Ellen Nyqvist, hija del actor Michael Nyqvist, quien diera vida a Mikael Blomkvist en la película original. Aunque parezca increíble, los productores de la cinta encontraron a la chica trabajando como mesera en la cafetería de manera completamente fortuita. Tras enterarse, le escribieron un par de líneas al personaje y le pidieron a Nyqvist que apareciera en la peli.


3 comentarios:

  1. Bien, no he visto la versión sueca,pero si me he leido la trilogía completa; en general las actuaciones son buenas, Rooney Mara lo hace muy bien, hay que aceptarlo y el ambiente nórdico es muy fielmente destacado: Acepto que se eliminen partes que no afectan el transcurso de la historia, como el romance de Blomkvist con Cecilia Vanger o la pareja permanente de Lisbeth; pero lo que si me pareció muy difícil de aceptar y que me deja un muy mal sabor en la boca, es la forma como hallan el paradero de Harriet Vanger, puesto que la historia pierde un momento importante de tensión, Harriet aparece casi magicamente en la pantalla y uno siente que no se justifica hacerlo así, porque finalmente es ese fdrama el que lleva casi todo el peso de la historia.

    ResponderEliminar
  2. Sí, tienes razón. La resolución como que no justifica tanto suspenso. Las novelas me encantaron. Lo que no me latió de la versión sueca es que me parece poco arriesgada, casi sólo se limita a ilustrar el libro. Y las actuaciones en esta versión me gustaron más que en la sueca.
    http://elcinefiloincurable.blogspot.mx/2013/08/los-hombres-que-no-amaban-las-mujeres.html

    ResponderEliminar