Translate

miércoles, 10 de agosto de 2016

RESCATE EN EL BARRIO CHINO. La alocada obra de John Carpenter cumple 30 años.


RESCATE EN EL BARRIO CHINO
Big Trouble in Little China

John Carpenter, 1986

Muy probablemente ya haya dicho esto antes, pero si hay algo que le admiro a John Carpenter es que es un cineasta por demás eficiente. Tiene el don de comprender perfectamente las reglas de un género o subgénero, utilizarlas en su beneficio y crear películas que suelen ser más que la suma de sus partes. Obras maestras como Masacre en el precinto 13 (1976), Halloween (1978), Escape de Nueva York (1981) o La cosa de otro mundo (1982) son prueba del talento especial de Carpenter... por otro lado, cochinadas como El Príncipe de las Tinieblas (1987) o Presas del diablo (2010) confirman que, por cada obra maestra, Carpenter mete la pata hasta el fondo por lo menos una vez.
    Rescate... está un poco con un pie adentro y el otro afuera... aunque está muy inclinada hacia el lado malo.


    A principios de la década de los 80, Universal Pictures para que produjo el remake de una de las películas favoritas de Carpenter: El enigma de otro mundo (Nyby, 1951), tratando de colgarse del éxito de Alien, el octavo pasajero (Scott, 1979). Pero la casa productora se equivocó ‒además de que estrenaron la película el mismo fin de semana que Blade Runner (Scott, 1982)‒ y La cosa de otro mundo fue un fracaso en la taquilla y con la crítica... nos tardamos alrededor de veinte años en descubrir que en realidad es genial, pero en su época fue prácticamente lapidada cuando no pasó sin pena ni gloria.


    Después del estrepitoso fracaso de la que él mismo considera su obra maestra, Carpenter intentó por segunda vez adaptar una novela de Stephen King, obteniendo un resultado bastante decente (Christine [1983]). Después, hizo una película romántica aderezada con elementos de Ciencia Ficción que fue un hitazo con la crítica ‒aunque en lo personal no me encanta‒, El hombre de las estrellas (1984). Finalmente, cansado de los modos de producción de los grandes estudios, Carpenter decidió producir tres películas de forma independiente. La primera de ellas fue Rescate 


    La película narra la ‒dizque‒ historia de Jack Burton (el actor fetiche de Carpenter, Kurt Russell, quien parece haberse divertido como enano cuando filmó esto), un trailero cínico y pendenciero que logra esquilmar a su amigo Wang Chi (Dennis Dun), quien tiene un restaurante en el Barrio Chino de San Francisco, en una partida de Poker. Chi accede a pagar la deuda con la condición de que Burton lo acompañe a recoger a su novia al aeropuerto. Justo al llegar, Miao Yin (la hermosa Penthouse Pet, Suzee Pai) es secuestrada por una banda de punks, y Chi y Burton intentarán rescatarla. Sin embargo, lo que iniciaría como el descubrimiento de una operación común y corriente de trata de blancas, llevará a Chi y Burton a un edificio que es en realidad un portal hacia el Inframundo en el que deberán enfrentarse con toda clase de guerreros sobrenaturales, comandados por el diabólico Lo Pan (James Hong, a quien quizá recuerden como el artesano genetista Hannibal Chew en Blade Runner).


    Y aquí haré un breve paréntesis para señalar un hecho asombroso. Muchas personas recuerdan que el papel del asiático que hace Dun en esta cinta lo interpretaba Jackie Chan. Y es que Carpenter escribió el papel para el actor hongkonés; pero los productores no quisieron contratarlo pues pensaron que su inglés era muy malo y que tendrían que gastar más dinero en doblar su voz en postproducción. Así que Carpenter trabajó con Dun y lo hizo actuar como Chan, por lo que mucha gente juraría que en esta cinta lo vieron en pantalla.
    Así pues, entendiendo las reglas de las películas de artes marciales de los 60 y 70, Carpenter se las ingenia para sacar adelante una cinta que es, por ponerlo en términos coloquiales, una mamada. De verdad. Al menos es una mamada divertida que mezcla un guión que de verdad pone a prueba la buena voluntad del público con malas coreografías de artes marciales, con efectos especiales excéntricos ‒los efectos hechos con animatrónicos y puppets son decentes, pero los efectos visuales son realmente espectaculares, en especial si uno los ve en la edición en Blu-Ray‒, con un diseño de producción que peca de naïve pero que al mismo tiempo es fastuoso, con elementos de fantasía, con Kim Catrall de joven con... ¡Wow! Esta película es alucinante...


     Algo que es muy interesante dentro del flujo de la cultura pop es una tendencia que apareció a mediados de los 80 y sobre la que pocos teóricos del cine han reflexionado: Las películas-videojuego. No me refiero a adaptaciones fílmicas de videojuegos, ésas oficialmente empezaron en los 90, ni a películas-comerciales de videojuegos como la extraña The Wizard (Holland, 1989); sino a películas que siguen la estructura de un videojuego.
    Con esto me refiero a que el protagonista (o protagonistas) de la película es un personaje con un objetivo de lo más ramplón y debe ir superando diferentes etapas, cada una más difícil que la anterior, hasta llegar a enfrentarse con un enemigo final. Justo como en un videojuego. En este selecto grupo de películas incluyo El sobreviviente (Glaser, 1987) ‒uno de mis placeres culpables, basada en la novela de Stephen King y protagonizada por Arnold Scwarzenegger‒, Duro de matar (McTiernan, 1987) y Rescate en el Barrio Chino.


    Las actuaciones van más sobre lo caricaturesco y no son particularmente buenas... por no decir que la neta sí son malas, jaja. Incluso hay personajes como el de Suzee Pai, o los ninjas de los elementos, que ni siquiera tienen parlamentos en toda la película. Digo, no los necesitan y Pai no es más que un bello bulto, pero ¿es que de verdad no podían articular dos palabras?
    Y el guión tampoco es un ningún portento. Los diálogos son malones y está lleno de tantos huecos e inconsistencias… que vamos, al final ni siquiera importa, porque uno no ve las películas de artes marciales, o las de Kurt Rusell para el caso, por sus maravillosos guiones. Lo que siempre me ha dado mucha risa es el romance entre Jack y Gracie (una joven Kim Cattrall) que surge de manera tan injustificada y espontánea como queda trunco al final de la cinta. Lo mismo que el personaje de nuestro querido Victor Wong, que es un guía de turistas; pero resulta ser un antiguo cazador de demonios. O el final abierto que, afortunadamente, nunca generó una secuela más que en los cómics.


    Rescate en el Barrio Chino no es una gran película, pero es divertida y sí logra mantener ese encanto camp de las películas de kung fu de los 60 y 70. Los elementos de Fantasía están más o menos bien trabajados y tiene el gran acierto de no tomarse demasiado en serio, por lo que a final de cuentas funciona también como una parodia. De hecho, por momentos creo que esta película funciona mejor como adaptación de Mortal Kombat que la película de Mortal Kombat (Anderson, 1995) ... digo, también hay un ninja con sombrero chistoso que lanza rayos de los dedos.


    Así que, si uno quiere apagar el cerebro un ratito y pasar una tarde amena con una comedia de acción, Rescate en el Barrio Chino es una gran elección. De otro modo, resulta larga, llena de clichés e infantiloide. Y, por cierto, ya se confirmó la realización de un refrito con Dwayne “The Rock” Johnson en el papel de Jack Burton.



PARA LA TRIVIA: En el guión original escrito por Carpenter la acción se desarrollaba en el Viejo Oeste. Sin embargo, el estudio decidió transportarla a la época actual para reducir costos (o sea, aparte esta mamada era un western).

Guión
0
Dirección
2
Actuación
0
Fotografía
2
Música
1
Total
5



2 comentarios: