Translate

lunes, 7 de octubre de 2013

BATMAN: EL CABALLERO DE LA NOCHE REGRESA. La obra maestra de Frank Miller con el Hombre Murciélago por fin en pantalla.



BATMAN: EL CABALLERO DE LA NOCHE REGRESA (PARTES 1 Y 2)

Batman: The Dark Knight Returns Part I y Batman: The Dark Knight Returns Part 2

Jay Oliva, 2012 y 2013

Durante muchos años se coqueteó con la idea de adaptar esta genial novela gráfica, perteneciente a la nueva ola de cómics de los 80 (como Watchmen, V For Vendetta y Swamp Thing… ¡Bah! ¿A quién engaño? El movimiento fueron sólo Allan Moore y Frank Miller), del norteamericano Frank Miller a la pantalla grande. De hecho, la trilogía del Caballero de la Noche dirigida por Christopher Nolan incorporó muchos elementos de esta historia a la filmografía del Hombre Murciélago. Sin embargo, los planes para una película de Live Action basada en esta serie de cómics parecía enfriarse más y más.
    Finalmente, esta película se vio materializada como dos largometrajes de dibujos animados de 75 minutos de duración cada uno, producidos por Bruce Timm, creador y productor de la magistral Batman: La serie animada (1992-1995). Estas películas, tanto en EE.UU. como en nuestro país, fueron comercializadas directamente en el mercado casero (DVD y Blu-Ray).


    Esta obra está situada en un futuro no muy distante (ya saben, ciencia ficción de los 80) en el que el gobierno de Estados Unidos ha declarado ilegal la actividad de los superhéroes. Bruce Wayne (el excelente Kevin Conroy cede los trastos como la voz de Batman al excelente Peter Weller, quien interpretara a Robocop hace casi 3 décadas) es ya un anciano y ha colgado la cogulla de Batman desde hace 10 años, y el comisionado de policía Jim Gordon está por retirarse. Mientras tanto, el índice de delitos violentos en Ciudad Gótica se ha disparado tras la aparición de una nueva pandilla conocida como Los Mutantes, quienes están decididos a apoderarse de la ciudad y las autoridades parecen estar dispuestas a permitirlo. Batman reaparece para salvar a su ciudad; sin embargo, se enfrenta a la tarea de luchar contra sus antiguos enemigos ahora desencadenados, a nuevos enemigos enajenados por el fanatismo, a una autoridad que lo criminaliza y que quiere destruirlo, y a una sociedad que lo ha olvidado a él y a lo que representa.
    La gran ventaja de lanzar esta obra directamente a video es que puede colocarse mejor en el mercado que le corresponde y, por ende, no necesitan tratar de alcanzar tal o cual clasificación para atraer a un público más amplio y recuperar una inversión multimillonaria. Creo que lo que quise decir con todo esto es que esta adaptación conserva casi intactas las dosis de violencia gráfica y contenido sexual que Miller plasmó en la obra original.

    De hecho… ésa sería la principal virtud de la película, al mismo tiempo que su principal falla: Es una adaptación literal de la novela gráfica. El guión es prácticamente el mismo, el estilo de los dibujos se apega fielmente al de Miller y creo que hasta respetaron los diálogos con puntos y comas. La novela gráfica, por supuesto, supera a la animación por derechos de antigüedad entre otros tantos factores, pero en cuestiones de contenido son casi exactamente lo mismo. Eso sí, como cinta de dibujos animados se notan las influencias de otras películas como Robocop, el defensor del futuro (Verhoeven, 1987) y Mad Max (Miller, 1979).
    Ninguna licencia fue tomada e incluso se ambientó la historia en la década de los 80, se respetaron personajes sexualmente ambiguos como la dominatrix neonazi-punk Bruno o Carrie Kelley (Ariel Winter) la nueva Robin, e incluso se respetó la aparición del ex presidente (en aquel entonces no era “ex”, claro está) estadounidense Ronald Reagan y la utilización de Superman como arma en contra de las tropas soviéticas.

    La animación es de una gran calidad, lo mismo que los efectos de sonido (aunque sigue siendo animación, así que no vale tanto la pena el gasto del Blu-Ray). Las secuencias de acción están muy bien logradas y, lo que sea de cada quien, no le pide nada a las secuencias de acción de la trilogía en Live Action de Chris Nolan.
    Ambas películas, que en realidad prefiero considerar como una sola cinta dividida en dos partes, tienen grandes momentos, siendo los más sobresalientes los enfrentamientos de Batman contra los diferentes villanos: Un Two-Face reconstruido con cirugía plástica; el líder Mutante, un punk monstruoso con más músculo que cerebro, un Joker mentalmente estabilizado y, quizá la más impresionante de todas, el enfrentamiento contra el mismísimo Hombre de Acero.

    Sin duda, para fanáticos y neófitos, la cereza en el pastel en la segunda parte será la confrontación final entre el Payaso Príncipe del Crimen, completamente desquiciado y sediento de sangre, y el Mejor Detective del Mundo, cuya sed de sangre parece sobrepasar a la de Joker. Por cierto que desde que leí la novela gráfica hace ya bastantes años me pareció que esta escena tenía un fuerte subtexto homoerótico, pero quizá sólo sea mi impresión.
    Así pues, este par de cintas… o cinta dividida en dos entregas, como sea, son sin duda una de las mejores adaptaciones al cine de un cómic. Mucho de esto se debe, sin embrago, a la maestría narrativa de Frank Miller en el cómic original, misma que fue hábilmente llevada a la pantalla chica. Quizá la aclaración sale sobrando, pero sí es importante dejar muy en claro que éstas no son películas para niños, contienen escenas de violencia explícita y están dirigidas a un público adulto… extraño e inmaduro que leemos cómics, pero adulto al fin y al cabo.  



2 comentarios:

  1. Siempre creí que estas películas no eran para niños (no por ello menos disfrutables) por la violencia y la complejidad de la trama.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo incluso tengo mis dudas sobre "Batman: La serie animada"...

      Eliminar